Plasencia

Plasencia es una ciudad de la provincia de Cáceres, situada al norte de Extremadura. Limita con las poblaciones de: Valle del Jerte, La Vera, Monfragüe, Valle de Alagón, Valle del Ambroz y Trasierra-Tierras de Granadilla. Fue fundada por el rey Alfonso VII de Castilla en 1186.

La muralla es el elemento que caracteriza a la ciudad de Plasencia. Posee numerosas puertas: La Puerta de Trujillo, Puerta de Coria, Puerta de Berrozana, Puerta del Sol, Puerta de Talavera, Puerta del Carro, Puerta del Clavero, Postigo  del Salvador y Postigo de Santa María. Junto a la muralla encontramos el acueducto medieval. Era la vía de entrada del agua que llegaba desde la sierras de Cabezabellosa y El Torno. Fue construido en el siglo XVI y, es una atracción monumental integrada en el corazón placentino. Cuenta con 200 metros de longitud y 55 arcos de medio punto lo conforman.

Dentro del patrimonio de Plasencia, está la Catedral Vieja. Un edificio que supone un ejemplo interesante de transición del románico al gótico. Constituye una de las edificaciones más notables de la localidad. Actualmente está considerada BIC (Bien de Interés Cultural). Además, encontramos en la ciudad, legado judío. En el Berrocal se ubica el antiguo cementerio judío que se ha convertido en Jardín Cultural de Plasencia con un centro de interpretación de la cultura sefardí.

Entre las empedradas calles de su casco histórico se reparten iglesias y conventos. Plasencia se ha convertido en referente de la Semana Santa en Extremadura. Fuera del recinto intramuros, encontramos la ermita de la Virgen del Puerto, patrona de la ciudad. Desde allí, divisamos un bellísimo paisaje de la ciudad y del Valle del Jerte. El atractivo complejo monumental de su casco histórico se completa con palacios como la Casa de las Dos Torres o el del Marqués de Mirabel.